La Guajira: La verdadera historia turística
Wayuu Girl Cabo de la Vela

Hoy en día, la Guajira es conocida por su espacio, desierto y playas, y es una parte muy interesante de Colombia para visitar, por su paisaje, cultura y ecología. Todavía no tiene mucha infraestructura turística. Pero aquí es a donde hay que ir si se quiere ver una Colombia completamente diferente. Esta región es la parte más septentrional de Colombia y se limita con Venezuela, Aruba y Curacao.

La Guajira es una de las zonas más inhóspitas, secas y pobres de Colombia. Esta península, la parte más oriental de Colombia y América del Sur, fue vista por primera vez por un europeo en 1498 cuando Alonso de Ojeda navegó a lo largo de las costas de la península. Estuvo cerca del punto más septentrional de esta región, muy cerca del lugar que ahora se llama Bahía Honda, en el que Alonso de Ojeda, en su segundo viaje en 1502, puso pies en la tierra y construyó el primero asentamiento europeo en el continente: Santa Cruz, nombrado así después del día de Santa Cruz (3 de mayo) en el que pisó tierra. Solo existió 3 meses debido a agresiones hacia el pueblo guajiro en el área y conflictos internos.

Durante la época colonial española se estableció un sitio de pesca de perlas en el Cabo de Vela. Esta actividad permaneció allí hasta el siglo XVII. En este trabajo, los españoles usaron esclavos provenientes de África. Más tarde, la comunidad Afrocolombiana se extendió hacia Riohacha, donde trabajaron en el cultivo de tabaco y de maíz y en la ganadería. La pesca de perlas se estancó en el siglo XVII.

La península era un lugar en el que diferentes poderes luchaban por la hegemonía como los españoles, ingleses, franceses, holandeses y piratas. La parte noreste de La Guajira, sin embargo, siempre ha sido un lugar inhóspito con desierto, cactus y dunas de arena que nunca estuvo dominado por completo en la época colonial. Es aquí donde la gente Wayùu ha preservado su cultura e identidad en gran medida. Los Wayùu tienen una palabra para los demás, la gente de afuera: Alyunas.

Ser un territorio fronterizo lo hace un área ideal para el contrabando de ron, cigarrillos y gasolina de Venezuela. En los años sesenta y setenta fue una importante área de cultivo de marihuana especialmente en la Sierra Nevada y es sabido que en estos tiempos es en este departamento muchos aviones con hierba partió para EE.UU., desde pequeñas pistas de aterrizaje.

Mientras tanto, las comunidades Afro-Colombianas y Wayùu que viven fuera de las ciudades han sufrido ataques, asesinatos, secuestros y amenazas por parte de grupos paramilitares a menudo asociados con el control de la tierra debido a los minerales o el tráfico de drogas.

Ahora la nueva La Guajira le invita en paz para enseñarle su esplendor

El principal aeropuerto de La Guajira es el Aeropuerto Almirante Padilla, en la capital del departamiento: Riohacha. Se puede llegar allí directamente por aire desde Bogotá. Pero también es posible volar a Valledupar y tomar un taxi colectivo o un autobús a Riohacha (3,5 horas) o tomar un autobús o shuttle desde Santa Marta.

Algunos datos sobre La Guajira

El departamento tiene un área de 20.848 km2 que es comparable con el tamaño de West-Virginia, El Salvador y dos veces el tamaño de la provincia Valencia (España). Tiene una población de casi un millón de personas.

La Guajira es uno de los departamentos más étnicamente diversos de Colombia. Casi la mitad de la población tiene un origen indígena. Según el DANE, la oficina estadística de Colombia, los principales grupos indígenas que viven en La Guajira son los pueblos Arhuaco, Kogui, Wayùu y Wiwa, que constituyen el 45% de la población del departamento durante el último censo en 2005.

La Guajira es el hogar de la mayor proporción de personas Wayùu en Colombia. El pueblo Wayùu es el grupo étnico indígena más grande en Colombia. Los Wayúu representan el 20.5% de la población indígena nacional, y este grupo se concentra en La Guajira. Los otros pueblos indígenas (Arhuaca, Kogui, Kankuama y Wiwa) tienen una cultura y lengua distinta y viven más en la zona montañosa de la Sierra Nevada. También llegaron a La Guajira otros grupos étnicos, como Afro-Colombianos, blancos, árabes y étnicos mixtos, como afro-guajiros y mestizos.

La Guajira es uno de los departamentos más pobres de Colombia. Puntúa muy alto en índices de pobreza que miden aspectos como el hambre, casas con piso de tierra, niños que no van a la escuela y no contar con baños y agua corriente en las viviendas.

Especialmente en Alta La Guajira, la parte norte de la península tiene las peores condiciones. Por ejemplo, en 2014, alrededor de 80 niños murieron de malnutrición. Las cifras oficiales indican que entre 2013 y 2017, al menos 193 niños indígenas en ese grupo de edad en la provincia murieron a causa de la malnutrición. En La Guajira tanto el comercio como el contrabando con Venezuela siempre han sido importantes. Debido a las tensiones políticas con el vecino país, ha habido una gran caída en la cantidad de comercio entre ambos países. Los visitantes de La Guajira descubrirán que a lo largo del camino hay muchos vendedores que ofrecen gasolina barata de Venezuela que ingresa al país de forma fraudulenta.

Por otra parte, la extracción y la exportación de carbón son una parte importante de la economía de La Guajira desde mediados de los años setenta del siglo pasado. La concesión de minería es propiedad de Cerrejón, que tiene a Turquía, los Países Bajos y Chile como los principales países exportadores. La mina ha traído más inversiones y trabajo a la región. Pero también generó varios efectos negativos: cualquier visitante del Cabo de Vela pasará por la línea de ferrocarril de 150 km que se ha construido para el carbón que atraviesa tierras indígenas y mató tanto a personas como chivos (cabras).

Pero lo más importante en esta región donde el agua es tan escasa, es que la mina tiene efectos negativos en el ciclo hidrológico del río Ranchería debido a la deforestación, contaminación y el cambio de cursos fluviales. Los Wayùu y las comunidades Afro-Colombianas que viven alrededor de la mina cuentan que muchas corrientes fluviales desaparecieron debido a la actividad minera. Muchas corrientes fluviales fueron redirigidas para la actividad minera, mientras que otras fueron contaminadas con partículas de carbón. Uno de los primeros ríos que se redirigió fue Aguas Blancas en 1991 para realizar una mayor expansión de la mina. El río, un afluente del Río Rancheria se movió 6 km. Este río ya no existe. En 2010, se enderezó y acortó una parte del río Ranchería en 11 km, y se construyó un embalse y un pantano de agua. El Cerrejón dice que recicla sus desechos y aún así el río Rancheria sigue trayendo más metales pesados ​​al mar cerca de Riohacha. Especialmente en períodos lluviosos, el nitrato y el amoníaco, los aceites, la gasolina y las partículas de carbono entran al agua del mar así también afectando la recreación y turismo en el balneario de Riohacha.

Por otra parte, el agua potable es escasa en La Guajira, especialmente en el norte de la península, en la zona del desierto. Aquí el sistema de suministro de agua se realiza en camiones. La Alta La Guajira es la zona más seca de Colombia, con una precipitación promedio de menos de 500 mm en menos de 50 días con lluvia por año. Las precipitaciones varían a lo largo del año, con enero como el mes más seco con precipitaciones inferiores a 100 mm y precipitaciones que pueden llegar a 300 mm en octubre de noviembre y diciembre. Sin embargo, localmente puede haber muchas semanas o meses sin una gota de lluvia.

Niño Wayuu yendo a aqua en bici.

 

Miles de personas en el desierto tienen que caminar o andar en bicicleta durante horas para conseguir agua. La infraestructura es mala, no hay carreteras, casi no hay electricidad y las escuelas son de baja calidad y lejanas; hablamos con un chico que tuvo que recorrer 2 horas por el desierto para llegar a su escuela. El agua potable llega en camiones desde la ciudad más cercana, Uribia, con una compañía de agua. Los camiones vienen una vez a la semana y la entrega a todas las rancherías puede tomar hasta 8 horas. Además de esto, hay algunos pozos de agua y embalses que recogen el agua de lluvia. Pero a menudo la gente tiene que recorrer muchos kilómetros para llegar a ellos.

En el período 2014-2016 en La Guajira hubo años muy secos incluso para las personas que están acostumbradas a la vida en el desierto. Esto llevó a secar las fuentes de agua y los depósitos de agua (jagüeyes) hasta la muerte y la enfermedad entre los animales y los cultivos (como yuca, frijoles, maíz) y también las personas, especialmente los niños, se vieron afectados. Muchas personas migraron de las rancherías a ciudades como Riohacha y Uribía.

Wayùu

El grupo Indígena más grande que vive en La Guajira es el pueblo Wayúu, donde más del 98% de este grupo vive de la cantidad total de Wayùu en Colombia (otra parte vive al otro lado de la frontera en Venezuela). La cantidad de personas Wayùu en La Guajira se estima en alrededor de 250,000. Se dividen en alrededor de veinte clanes. Cada clan se compone de varias familias.

Wayuu girls in front of house. Cabo de la Vela.
Wayuu jóvenes a frente de una casa. Cabo de la Vela.

Los Wayùu viven predominantemente en las zonas áridas y semiáridas de la península que corresponden a los municipios de Riohacha, Uribía, Maicao y Manaure. Muchos Wayùu y otros pueblos indígenas viven en Reserves (Resguardos. La mayor reserva es el resguardo de Media y Alta Guajira (El Gran Resguardo Wayùu) que se encuentra en las áreas de los municipios de Manuare, Uribía, Maicao y Riohacha. El Gran Resguardo Wayùu fue establecido por el gobierno colombiano en 1984 y cubre más de 1 millón de hectáreas.

La gente Wayùu no cree en la propiedad de la tierra y las fronteras. Debido a esto, tampoco es posible en la cultura Wayùu vender o comprar tierras y las rancherías están fuera del mercado de tierras .

Las casi 200,000 personas que viven en las resguardos de Alta y media de La Guajira en Uribía y Maunare son casi todas Wayùu. De hecho, en la parte superior y media de La Guajira, con excepción de las ciudades de Riohacha, Maicao y Uribía la población es predominantemente Wayùu. En 2014, el 60% de la población era analfabeta y el 44% de los Wayùus padecía desnutrición crónica.

La gente de Wayùu tradicionalmente vive en rancherías. Esta es una práctica que creció en la época colonial cuando los Wayu perdieron más y más tierras y les fue imposible vivir como nómadas.

No es difícil encontrar rancherías. Típicamente, estas rancherías consisten en 4-5 casas donde la familia vive tradicionalmente según la línea familiar de la madre. Se conforma de varias viviendas con su respectiva cocina y baño agrupadas alrededor de un patio con huertos, un pozo de agua y un pastoreo colectivo para cabras, caballos y vacas. A menudo también hay un depósito de agua común cerca.

La pesca y recolección de mariscos y cangrejos de las playas, y la extracción de sal del agua de mar por evaporación siempre ha sido importante para las comunidades costeras Wayùu (llamadas Apalaanchi). Estas personas de la playa conocen los vientos y las corrientes del mar. Hoy en día, la ganadería de chivos genera más estatus dentro de la cultura Wayùu. Por ejemplo, era común que la familia del novio pague la dote con un gran número de chivos (cabras), vacas o burros que supera el monto que pago el suegro para la futura suegra del novio. Hoy en dia  también se pude cobrar la dote con joyas o otros objetos de valor.

 

Mina de Sal Manaure

La extracción de sal a gran escala ha contribuido a la disminución de la extracción tradicional. Mientras que, por otro lado, el cambio climático provocó la disminución de los rebaños de cabras debido a las corrientes de aire. Muchas rancherías se adaptan al cambio climático para ofrecer servicios turísticos tales como alojamiento, actividades culturales y tours, así como también la venta de sus mochilas tejidas tradicionales con patrones y colores típicos, una práctica entregada de generación en generación. Según el jefe de una ranchería, son las mujeres las que lo hacen tradicionalmente, pero cada vez más hombres también tejen mochilas para generar un ingreso de esta manera, teniendo en cuenta la disminución del trabajo en el rebaño de cabras. Los hombres que tejen son muy respetados en la cultura Wayùu.

Wayuu Bags La Guajira
Wayuu Bags La Guajira. Cabo de la Vela

Cosas para hacer

Riohacha es la capital del departamento y tenia 957.797 habitantes según el censo de 2005. La ciudad ha tenido un crecimiento descontrolado en los últimos años, lo que también se refleja en un crecimiento de los habitantes. Una gran parte de la ciudad tiene calles sin pavimentar.

Turísticamente, sin embargo, el enfoque de la ciudad está en la playa, el llamado Malecón de Riohacha o Paseo de la Marina que fue totalmente reconstruido en 2015 a lo largo de más de 2 km de frente de la playa que conecta la desembocadura del Río Ranchería y la localización de monumentos como el de la Identidad y Las mariposas amarillas de Mauricio Babilonia hecho en honor al realismo mágico de Gabriel García Márquez. El malecón se usa mucho para pasear y por los vendedores Wayùu que venden sus bolsos y otras artesanías útiles. Las bolsas cuestan alrededor de 25 euros, sin olvidar que lleva alrededor de 3 meses hacer una bolsa.

Hay terrazas en la playa de Riohacha y el malecón, donde es delicioso comer pescado y tomar una bebida fría. Sin embargo, el agua del mar no siempre es tan hermosa debido a la polución del agua del Rio Ranchería por las actividades mineras que se llevan por el río hasta el mar en Riohacha. Cerca de Riohacha se puede encontrar sin embargo, hermosas playas.

Playa Camarones (Playa de las Camarones) es una hermosa playa a 17 km al suroeste de Riohacha. Es tranquila y se pueden comer deliciosos camarones, pescados e incluso langostas. Una de éstas, entera cuesta alrededor de 30,000 COP (€ 9) una fracción de lo que costaría en Bogotá. Hay un pequeño pueblo de pescadores cerca: Camarones, que aparentemente obtuvo su nombre de la industria pesquera del camarón. A lo largo del camino se puede ver el color naranja de la piel pelada de los camarones. El arroz con camarones es el plato más popular. Las personas que viven en la ciudad son principalmente Afro-Colombianos y Wayùu. Hay una reserva y una ranchería cerca de la ciudad. En el parquedero de la playa puede pedirle a un guía local que lo lleve al Parque Natural Santuario de Fauna y Flora Los Flamencos que está muy cerca de allí donde puede disfrutar de las maravillas de la laguna, los flamengos y la comunidad Wayùu de 1500 personas que viven dentro de este parque natural.

La playa de Mayapo es un pequeño paraíso con playas de arena blanca y agua azul y verde. Se encuentra a 30 km de Riohacha, La playa se encuentra en una reserva de Wayùu y se ha vuelto popular en la última década para la gente de Riohacha. Conduciendo hacia Mayapo cruzas algunas rancherías Wayùu. Puede ser que sea detenido por adolescentes locales que sostienen una cuerda al otro lado de la carretera para pedir un peaje (puede dar cualquier cambio pequeño que tenga). Antes de la construcción de la carretera que conectaba Mayapo con la carretera a Riohacha, esta era todavía una playa desconocida . En los últimos años, algunos Wayùu han vendido sus tierras y han planeado construir un hotel. Hoy en día todavía es una playa tranquila con familias de Riohacha y en su mayoría Wayùu y Afro-Colombiano que venden sus artesanías, perlas o comida deliciosa.

Visita una ranchería. Con los recientes años con sequias y la presión de los inversionistas para comprar tierras, más familias Wayùu decideron migrar a la ciudad o incluso vendieron la tierra. Otras familias se han adaptado haciendo negocios en el turismo para mostrarles a los visitantes cómo los Wayùu viven en la ranchería y hablar sobre la cultura. Hay un par de rancherías alrededor de Riohacha que están abiertas para los turistas, y donde se puede comer un plato de chivo (cabra), ver los bailes y hacer preguntas sobre la cultura Wayùu.

Cabo de Vela es la principal atracción turística de La Guajira. Aquí se puede ver el desierto que desemboca en hermosas playas y ver el azul , así como quedarse en cabañas básicas con cama o hamacas. Para los Wayùu, el viento más predominante proviene del noreste y se llama Jeperichi. En su creencia, existe un mundo sobrenatural es llamada Jepira cuya entrada se encuentra en Cabo de Vela. Aquí los vientos son a menudo fuertes por lo que es un sitio ideal para el kite surf. Se encuentra a 120 km al noreste de Riohacha. Sin embargo, el camino es bastante arenoso y lleno de baches después de un recorrido de 30 km, el camino está sin pavimentar. En la ruta al Cabo de Vela es común que los niños de las diferentes rancherías en el desierto lleguen a la carretera principal y sostengan una cuerda sobre el camino para instar a detener los autos a pedir un regalo, especialmente dulces. Esté preparado para ser detenido muchas veces por muchos niños.

El Cabo de Vela se encuentra en la reserva de Alta La Guajira. Los líderes tradicionales Wayùu gobiernan la reserva y son semi autónomos. La mayoría de los establecimientos son Wayùu y los líderes Wayùu promueven su cultura, creencias y los antiguos derechos de su gente en la propiedad de establecimientos turísticos y sus actividades. Tomen en cuenta el valor sagrado que los Wayùu tienen para el lugar. 

Los líderes locales Wayùu quieren mantener el negocio de giras turísticas en el desierto de La Guajira en manos de los Wayùu locales, la comunidad. La población en el desierto es pobre, el agua es escasa y no hay agua corriente, y no hay mucha infrastructura, como escuelas para los niños.

En el Cabo de Vela hay algunos hostales básicos, algunos ofrecen camas y otros que ofrecen hamacas, y restaurantes que sirven principalmente deliciosa comida de mar. Así que si es vegetariano o no le gusta el pescado, es mejor prepararse.

Palomino se encuentra a los pies de la Sierra Nevada a 80 km de Santa Marta y 91 km de Riohacha en el límite entre los departamentos de La Guajira y Magdalena, y es mejor visitarlo fuera de temporada. Alguna vez fue solo un pueblo de pescadores que se encuentra en un área llena de diversos paisajes, climas y ecología.

Más en el noroeste, hacia La Sierra Nevada, viven decenas de tribus arhuaca, kogui, wiwa y kankuama que en gran medida han mantenido su idioma y su cultura, que provienen de la cultura y el idioma Wayùu. La Sierra Nevada ha sido un área productora de marihuana desde los años 60 cuando los hippies de los EE. UU descubrieron esta hierba. Palomino hasta 2003 formó parte del conflicto armado cuando llegaban grupos armados de las FARC y paramilitares (Autodefensas Campesinas del Magdalena y La Guajira) hasta la ciudad desde las montañas de Sierra Nevada.

En los últimos diez años, las personas que huyeron del conflicto gradualmente regresaron. Debido a la paz e Internet ha habido un aumento exponencial del turismo, que ha cambiado este pueblo costeño en una atracción turística. Este hermoso lugar es una parada frecuente para los viajeros en el viaje de Santa Marta a Taganga y Cabo de Vela.

Lamentablemente, el turismo también puede tener influencias negativas en la comunidad local, como el fuerte aumento de hoteles, prostitución y la degradación del medio ambiente. Recientemente, hay voces que quieren regular el turismo y el establecimiento de hoteles en Palomino para evitar que se salga de control. Porque el turismo, la cultura local y el medio ambiente tienen que estar en un equilibrio cuidadoso para no acabar con un paraíso perdido.

 

Comentarios

Deja una respuesta